Hay vida más allá del sérum: tus principios activos favoritos ahora en tu maquillaje

Hay vida más allá del sérum: tus principios activos favoritos ahora en tu maquillaje

19.01.2024
Tu rutina de skincare no es la única que debería incluir los ingredientes activos de los que todo el mundo habla.
Puede que el concepto de smart beauty llegara hace poco a tu vida (o puede que no). Quizás no le habías puesto palabras todavía a lo que realmente sentías. Está claro que tu relación con el maquillaje ha cambiado. Ya no buscas lo mismo y te fijas más en la letra pequeña. Si antes te movías más por los colores imposibles o por proyectar algo que no eras, ahora es todo lo contrario. Quieres sentirte bien —eso está claro—, pero tampoco sacrificar tu piel en el proceso. Por eso, es normal que los principios activos que te acompañan en tu rutina facial —de día y de noche—, también los quieras en tu barra de labios o en tu colorete

Si hace poco aprendías alguna cosa nueva sobre la vitamina C y por qué debes incluirla en tu skincare y maquillaje, ya es hora de hacer lo mismo con otros dos grandes protagonistas de la cosmética. Sus nombres ya los conoces, ahora toca saber qué más pueden hacer por ti. Porque sí, hay vida más allá del sérum.

El boom de los principios activos (también en el maquillaje)

Si hay algo que está claro es que el sector de la belleza está viviendo su mejor momento. Y el autocuidado está más de moda que nunca. Rutinas de día y noche, yoga facial, la aceptación (por fin) del uso generalizado de la protección solar sea invierno o verano… Cada vez lees y hablas más sobre ello, hasta puede que escuches algún que otro podcast. Hace unos años pocas personas habían oído la palabra “principio activo” y ahora, no hay (casi) nadie que no la use. 

Sin duda, los principios activos que encabezan la lista de los más buscados son dos: el ácido hialurónico y el retinol. Los tienes en tus cremas, sérums o ampollas. Su fama es más que merecida, ya que acumulan un gran listado de propiedades y beneficios. Desde iluminar o dar firmeza al rostro, hasta reducir el acné. 

Por eso, no es de extrañar que su uso no se haya limitado únicamente a la cosmética tradicional y haya saltado también a tu neceser de maquillaje. Porque… si vas a pasar más de ocho horas con los labios pintados, ¿por qué no tratarlos al mismo tiempo?

Ácido hialurónico, el activo omnipresente de un maquillaje multibeneficio

Hablar del maquillaje multifunción está muy bien. Sobre todo en un mundo en el que parece que sobra todo menos tiempo. Pero también lo es encontrar productos que cuiden (o traten) a la vez que dan color. Y, por supuesto, el ácido hialurónico no iba  a ser menos. De hecho, la pregunta “¿Qué hace el ácido hialurónico?” sigue acaparando el top ten de dudas en internet. Y aunque esta molécula se encuentra de manera natural en el organismo, su presencia se va reduciendo con el paso del tiempo. Es por ello que es tan necesario incluirlo tanto en cosméticos, como en otros productos que quizás no te habías planteado.

¿Qué tiene este activo para que sea tan irresistible?

En función de su tamaño y peso molecular, sus beneficios pueden variar. ¿Lo mejor? Que es un activo perfectamente compatible con otros y cubre las necesidades más fundamentales de la piel:

  • Hidratante por excelencia. Evita la pérdida de agua y contribuye a reparar la piel, así como tratar las líneas de expresión y las arrugas
  • Mantiene la correcta estructura de la piel y crea una barrera protectora para garantizar una buena salud cutánea.
Y cuando su peso molecular es bajo, rellena las líneas de expresión y arrugas.

En busca del ácido hialurónico para un maquillaje más hidratante que nunca

Está claro. Si buscas cremas hidratantes o sérums faciales enriquecidos con ácido hialurónico, hay que hacer lo mismo con el maquillaje. Sobre todo en esas zonas que se necesita un chute de hidratación extra, donde la pérdida de elasticidad es más frecuente o las arrugas surgen con mayor facilidad. Sobre todo aquellos productos que están en contacto directo con tu piel, como las bases de maquillaje y los correctores de ojeras (o concealers). O tus labios, una de las áreas más finas, delicadas y más expuestas.

MULTIACTIVE SERUM FOUNDATION

Una base de maquillaje que deja una piel luminosa, hidratada y suave gracias a su combinación de principios activos como los péptidos de cobre, el ácido hialurónico, y la vitamina C.  

PVP: 45€ (disponible en 4 tonos)

MULTIACTIVE BRIGHTENING CONCELAER

El contorno de los ojos es una de las zonas más delicadas y por eso hay que mimarla con sumo cuidado. Este corrector, además de contar con cafeína para revitalizar la mirada, cuenta con ácido hialurónico para hidratar y mejorar las líneas de expresión, tan frecuentes en esta zona. 

PVP: 24€

El retinol, el ingrediente menos recurrente de tu maquillaje (por ahora)

Aunque inicialmente se empleaba para tratar el acné, el retinol ha acabado convirtiéndose en uno de los principios activos por excelencia. No solo porque es recomendable para cualquier tipo de piel —incluso las más sensibles—, sino por ser un potente acelerador de la renovación cutánea

La popularidad de este derivado de la vitamina A se debe a su eficacia a la hora de minimizar arrugas, líneas de expresión, manchas o mejorar la firmeza de la piel. Sin embargo, a diferencia del ácido hialurónico, no es tan común encontrar este ingrediente en el maquillaje. Aunque poco a poco sí que ha ido creando un buen match con uno de tus productos preferidos: las barras de labios.
MULTIACTIVE ADVANCED LIP SERUM

Un labial con retinol, pero también con ácido hialurónico, aceite de jojoba y argán, y manteca de karité para proteger, hidratar, rejuvenecer, rellenar y alisar tus labios. 

PVP: 23€

Al fin y al cabo, pedir que un bálsamo labial —ya sea con o sin color— hidrate debería ser lo mínimo e imprescindible. El plus llega cuando también sirven para alisar la piel, mejorar su elasticidad o difuminar las líneas expresión localizadas. No hay que olvidar que este área está expuesta a la contracción constante de los músculos —sonreír y hablar es lo que tiene—, lo que deriva en una pérdida de colágeno y elastina. Por no mencionar el conocido como “código de barras”.